Ucrania podría ya no tener garantías de que EEUU siga inyectándole dinero

*Sputnik News
El invierno se acerca y la ayuda financiera y militar de Estados Unidos a Ucrania no es una certeza total. Ante esta situación, Kiev se vería obligada a enfrentar a las tropas rusas sin el dinero de Occidente, afirma CNN en un análisis editorial.
La cadena estadounidense asegura que el peligro que se avecina para Ucrania es que se vea arrastrada aún más a una lucha por la financiación del Gobierno, cuyos salarios son pagados por Washington.
“Incluso antes de que se conozca el resultado de las elecciones de 2024, está claro que ya no hay garantías de que los miles de millones estadounidenses sigan allí mientras dure el conflicto ucraniano”, señala.
De este modo, CNN se suma a otros medios que indican que ya no es completamente seguro que Washington pueda seguir inyectando dinero a su aliado ante las dificultades internas en el Congreso del país norteamericano, que lleva casi dos meses sin aprobar el presupuesto para enviar a dinero a Kiev.

“Casi siete semanas después de que el presidente Joe Biden pidiera al Congreso 60.000 millones de dólares para completar la línea de salvamento de armas y municiones de Kiev —junto con otros 14.000 millones para Israel— no ha ocurrido nada”, se lee en el análisis.

Esta situación ha encendido las alertas en la Casa Blanca, ya que podría no ser capaz de seguir enviando recursos económicos al Ejército de Ucrania mientras se prolonga el conflicto, que está por cumplir dos años en febrero próximo, de acuerdo con el medio.
Las crecientes dudas sobre el compromiso de Estados Unidos coinciden con la llegada del invierno, en el que se espera que Rusia incremente su ofensiva en territorio ucraniano.
Además, las diferencias entre demócratas y republicanos han convertido el Congreso en un “callejón sin salida” y están abriendo paso a la posibilidad de un segundo mandato de Trump, quien ha dicho que reduciría e incluso desaparecería la ayuda a Kiev, indica CNN.
Los republicanos exigen un paquete de cambios de política de migración de línea dura en la frontera sur a cambio de financiar Ucrania, algo a lo que los demócratas se niegan.
Biden solicitó 13.600 millones de dólares para la seguridad en la frontera entre Estados Unidos y México, junto con sus peticiones de ayuda para Israel y Ucrania, en un intento de facilitar la aprobación de la medida, que también incluye 7.400 millones de dólares para Taiwán. Pero los republicanos quieren cambios políticos, además de nuevos fondos, lo que mantiene ese dinero estancado.