Actualizaciones desde el frente

*Maurizio Vezzosi / La Fionda (lafionda.org)

Para las fuerzas ucranianas, la situación en el frente de Donbass es “muy mala”. Palabras no de Vladimir Putin, sino del Ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, y opinión, no solo del escritor, sino también de varios oficiales del ejército ucraniano.

Mientras aumentan las deserciones ucranianas, las fuerzas rusas avanzan, aunque lentamente, gracias a un enorme potencial de artillería: el avance ahora parece tan inexorable como para hacer que la derrota estratégica de Kiev aparezca en el choque por el Donbass como cuestión de tiempo.

Esto no significa que la batalla de Donbass esté destinada a terminar en unos pocos días o unas pocas semanas: significa, sin embargo, que Kiev prácticamente no tiene ninguna posibilidad de ganar.

La imagen sugiere que los principales centros urbanos de la región aún bajo el control de Kiev estarán rodeados de una táctica lenta destinada a minimizar las pérdidas militares y civiles.

En general, la guerra continuará durante meses, si no años: después de todo, Moscú no oculta que no tiene “ninguna prisa”. Después de la conquista de Donbass, a menos que haya cambios de estrategia por parte de los Estados Unidos, o acuerdos temporales, es muy probable que Moscú tenga la intención de continuar la ofensiva hasta la conquista de toda Ucrania al este del Dniéper y toda la región de Odessa, uniendo los territorios bajo su control a Transnistria.

Pensar que podemos llegar a la mesa de negociaciones exigiendo condiciones que podrían haber sido plausibles –y deseables– antes de que las armas ocuparan el lugar de la política significaría para Ucrania, pero sobre todo para Europa Occidental, empeorar aún más su situación, ya no en idilio. Y continuar más allá del umbral de la locura para servir a los de Washington, a pesar de Harry Kissinger, que sueñan con una guerra eterna en Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.