Un mes de guerra en Ucrania

*Mirko Molteni / Analisi Difesa (analisidifesa.it)

Más de un mes de guerra. Hasta ahora, la campaña militar rusa en Ucrania, que comenzó el 24 de febrero de 2022, ha continuado. Ofensiva que en Rusia está prohibido considerar abiertamente “guerra”, pero se llama “operación especial”, quizás porque se considera no el comienzo, frío, de una nueva crisis, sino simplemente una fase posterior de desarrollo de una crisis preexistente que, en la práctica, ha permanecido durante más de 8 años en la región.

A partir de aquel fatídico 2014 en el que, en rápida sucesión, el golpe de Estado en Kiev se llenó de la sublevación de la Plaza Maidán que al derrocar al presidente ucraniano prorruso Viktor Yanukovich comprometió un modus vivendi Rusia-Ucrania, ciertamente imperfecto pero que aseguraba un mínimo de estabilidad estratégica, la rebelión del donbass prorruso que llevó a la fundación de las repúblicas secesionistas de Donetsk y Lugansk y finalmente la anexión de Crimea a Rusia, con el aplauso de la mayoría local de habla rusa.

Todo seguido de 8 años de enfrentamientos, más o menos intensos, en el Donbass a pesar de los acuerdos de Minsk, que quedaron en letra muerta, y con un saldo alcanzó los 15.000 muertos hasta febrero de 2022.

IMG-20220325-WA0000 (002)

Después de una tensión montada a lo largo de 2021, con el despliegue de tropas y activos de guerra a lo largo de las fronteras ucranianas, tras un decreto de marzo de 2021 en el que el presidente ucraniano Volodymir Zelensky anunció la futura “recuperación” de las áreas del país ocupadas por los rusos (Donbass pero también Crimea), el presidente ruso Vladimir Putin finalmente decidió el ataque a gran escala, que, sin embargo, desde las primeras semanas se ha caracterizado por una considerable gradualidad, con un compromiso limitado de la aviación y un despliegue escalonado de reservas.

MOSCÚ, RUSIA - 25 DE MARZO DE 2022: El presidente de Rusia, Vladimir Putin, celebra una reunión a través de un enlace de video desde el Kremlin de Moscú con los ganadores de los premios presidenciales 2021 para jóvenes profesionales de la cultura, así como para la escritura y el arte para niños y adultos jóvenes. Mikhail Klimentyev/Oficina Presidencial de Prensa e Información de Rusia/TASS Ðîññèÿ. Ìîñêâà. Ïðåçèäåíò ÐÔ Âëàäèìèð Ïóòèí â Êðåìëå âî âðåìÿ âñòðå÷è ñ ëàóðåàòàìè ïðåçèäåíòñêîé ïðåìèè äëÿ ìîëîäûõ äåÿòåëåé êóëüòóðû è ïðåìèè â îáëàñòè ëèòåðàòóðû è èñêóññòâà çà ïðîèçâåäåíèÿ äëÿ äåòåé è þíîøåñòâà 2021 ãîäà â ðåæèìå âèäåîêîíôåðåíöèè ê Êðåìëå. Ìèõàèë Êëèìåíòüåâ/ïðåññ-ñëóæáà ïðåçèäåíòà ÐÔ/ÒÀÑÑ

Si el avance ruso sobre Kiev ha sido lento y todavía parece “enlucido” a lo largo de un arco que rodea la capital en los sectores Noroeste-Norte-Noreste, aún dejando libre el sector sur, en las otras áreas del país, especialmente a lo largo de la costa del Mar de Azov, el invasor tiene un control más firme e incluso si la fortaleza de Mariupol, reducida a una especie de pequeño Stalingrado moderno, Todavía resisten en estas horas, las fuerzas rusas y prorrusas han penetrado en las calles urbanas y, aún con graves pérdidas, incluso entre los oficiales superiores objeto de francotiradores, avanzan laboriosamente.

Más al oeste, el control de la zona de Kherson-Mykolaiv por parte de los rusos, que han estado allí durante días, sigue siendo problemático y tal vez por eso la temida ofensiva sobre Odessa aún no se ha producido.

Aunque los planes rusos son obviamente confidenciales, se puede argumentar que un posible desembarco en o alrededor de Odessa, cuyo puerto constituye el punto de cruce del 90% de las importaciones y exportaciones ucranianas, ocurriría con una buena posibilidad de éxito si se combina con un avance simultáneo desde el interior, como una pinza.

 Versión de Rudskoy

Alrededor del 25 de marzo de 2022, se difundió un rumor de una fuente ucraniana, relanzado por Sky News, según el cual los rusos tienen la intención de poner fin a la guerra a tiempo para celebrar el tradicional Desfile de la Victoria del 9 de mayo, que ha tenido lugar en la Plaza Roja de Moscú durante los últimos 77 años. Como se sabe es el desfile que recuerda la victoria soviético-rusa en la Segunda Guerra Mundial, cuando el 9 de mayo de 1945 el “vozd”, el “guía”, Joseph Stalin anunció formalmente que el día anterior la Alemania nazi, ahora dirigida por el almirante Karl Doenitz y ya no por Adolf Hitler, que se suicidó hace 8 días, había firmado la rendición.

Según informes de prensa, “los soldados rusos han sido informados por sus superiores de que el conflicto debe cerrarse antes del 9 de mayo”, a lo que se especuló que “Putin espera cerrar los combates a fines de abril o principios de mayo a más tardar”.

Tal hoja de ruta permitiría al Kremlin redesplegar parte del Ejército a Moscú para participar en la que podría ser la edición más importante del Desfile de la Victoria, combinando el recuerdo del triunfo en la Gran Guerra Patria, o “Velikaja Otecestvennaja Vojna”, con el eventual triunfo en el conflicto actual.

9DBD9E0E-0F8D-4FC8-9A72-8C37FC890EC0_w1023_r1_s

Conflicto que quizás en el futuro los historiadores y hagiógrafos rusos puedan incluso decidir llamar coloquialmente pequeña Guerra Patriótica, o “Malenkaja Otecestvennaja Vojna”, casi “hermana menor” de la campaña de 1941-1945. Por otro lado, la yuxtaposición política entre la victoria sobre la Alemania nazi y el éxito en la campaña de “desnazificación” de Ucrania, como la propaganda rusa presentó la ofensiva desde el principio, incluso parece automática.

De hecho, en la actualidad, no parece haber ningún indicio de que estos rumores estén bien fundados. Los juicios occidentales sobre la conducción de la campaña rusa siguen marcados por la convicción de que los rusos deben imitar necesariamente la forma en que los estadounidenses luchan en las diversas guerras libradas por Washington en los últimos 30 años, mucho más numerosas que las libradas por Moscú.

El 25 de marzo, el subjefe del Estado Mayor ruso, el general Sergei Rudskoy (en la foto de abajo) emitió un extenso informe en el que afirma que “todo va según lo planeado” y que: “Los principales objetivos de la primera fase de la operación se han completado. Con la destrucción de la gran mayoría de la fuerza aérea y la marina ucranianas. Gracias a tales éxitos, Rusia ahora pasará a la segunda fase de la operación y las fuerzas armadas se centrarán en la liberación completa del Donbass”.

CF31151E-1725-4726-AB60-C7D9935BC6FC_cx0_cy1_cw0_w1597_n_r1_st

Según Rudskoy, los regulares rusos y los milicianos prorrusos ya han “liberado el 93% de la región de Lugansk y el 54% de la región de Donetsk”. Según el general ruso “el plan inicial no era asaltar ciudades ucranianas, para evitar su destrucción y minimizar nuestras pérdidas y las de civiles”.

Si el conflicto se mira desde una perspectiva amplia, esta afirmación es al menos parcialmente cierta, en el sentido de que se ha producido una gran destrucción en algunos lugares como Mariupol (en algunos barrios, otros parecen haber permanecido intactos a juzgar por los videos de distribuciones de alimentos a civiles que surgieron de fuentes rusas), por la necesidad de asegurar toda la costa del Mar de Azov, o Járkov, para mantener bajo presión el despliegue enemigo en el noreste y amenazar el ala izquierda del dispositivo ucraniano a lo largo de la “línea de contacto” que luego sería el frente en el Donbass.

La mayoría de las ciudades, comenzando con la capital Kiev, terminando con Odessa, fueron bombardeadas en una medida bastante limitada en un mes. Los propios ucranianos admitieron el 24 de marzo que entre la población civil de Kiev 78 habitantes han muerto como resultado de las bombas rusas hasta el momento y 300 han resultado heridos. Aunque 78 muertes representan un luto indescriptible para otras tantas familias, podría haber sido mucho peor si los rusos hubieran desatado los bombardeos de alfombra desde el primer día.

La ONU, cuyo recuento de víctimas busca basarse solo en fuentes independientes, informó el 25 de marzo que “al menos 1.035 civiles murieron y 1.650 resultaron heridos” en toda Ucrania en el primer mes de la guerra.

La Agencia de Derechos Humanos de la ONU también acredita “fosas comunes en Mariupol, una de las cuales con 200 cuerpos”, pero sin especificar si son solo civiles o una mezcla civil / militar, o si son víctimas reales del fuego ruso y no co-causas como el hambre, la sed, el frío. El 22 de marzo, la Organización Mundial de la Salud denunció “los ataques rusos contra un total de 64 hospitales desde el comienzo de la guerra”, pero también reconoció que estos ataques causaron solo “15 muertos y 37 heridos”.

3-72

Esto parece compatible con la hipótesis de que muchos de los daños causados a los hospitales se deben a errores de puntería, más probablemente por la artillería tradicional, o a disparos deliberados motivados por la creencia de que los hospitales ya habían sido evacuados y tal vez utilizados como puesto avanzado o camuflaje por las fuerzas ucranianas (como sucede en varias escuelas transformadas en cuarteles). De lo contrario, si los hospitales hubieran sido elegidos objetivos desde el principio como parte de una masacre y una estrategia terrorista, las muertes en estas instalaciones habrían sido decenas o cientos de veces más numerosas.

Según los datos publicados por Rudskoy, las fuerzas ucranianas habrían perdido “el 11,5% de su personal, o 14.000 hombres”, así como el 65,7% de los tanques y vehículos blindados, el 42,8% de la artillería, el 30,5% de los lanzacohetes, el 82% de los sistemas antiaéreos S-300 y Buk M1, el 85% de los misiles tácticos Tochka-U, el 75% de los aviones, el 50% de los helicópteros y, En cuanto a los drones, el general especificó que “de los 36 drones Bayraktar TB-2 suministrados a Ucrania por Turquía, solo uno permanece activo”. Inflados o no, otros resultados pregonados por el alto funcionario ruso también parecen, al menos sobre el papel, notables: “Atacar 16 pistas de aterrizaje ucranianas, destruir 39 depósitos de armas y municiones, golpear por armas de precisión 30 complejos industriales”.

Los rusos estiman que hasta ahora desde Occidente han llegado a los ucranianos “100 unidades de artillería, 900 misiles antiaéreos portátiles y 3.800 armas antitanque”. Muchos de ellos habrían sido capturados por los rusos (en la foto de apertura) que habrían “entregado a las fuerzas de las repúblicas de Donetsk y Lugansk 113 tanques y vehículos blindados, 138 misiles antitanque Javelin y 67 lanzacohetes antitanque NLAW”.

1-1-23

Rudskoy también dijo: “Consideramos que los envíos de armas occidentales para Kiev son un gran error. Esto prolongará el conflicto, aumentará el número de víctimas pero no afectará el curso de la operación. El verdadero propósito de estos suministros no es apoyar a Ucrania, sino empujarla a un conflicto prolongado, hasta el último ciudadano ucraniano”.

En términos numéricos absolutos, Moscú ha actualizado así las pérdidas infligidas al enemigo desde el comienzo de la guerra: 204 sistemas de defensa aérea ucranianos, 1.587 tanques y vehículos blindados y 261 aviones, helicópteros y drones. Por primera vez en más de tres semanas, el general ruso también reveló una cifra “fresca” sobre las pérdidas humanas rusas, que se habían detenido desde el 2 de marzo en 498 muertos y 1.597 heridos. Rudskoy ha admitido a 1.351 soldados rusos muertos y 3.825 heridos.

Las pérdidas de las tropas ucranianas ascenderían en cambio a unas 30 mil unidades, de las cuales más de 14 mil muertos y unos 16 mil heridos, en un mes, dijo Rudskoy, quien con los ucranianos lucha contra 6.595 “mercenarios y terroristas” extranjeros de 62 estados.

El Ministerio de Defensa ucraniano respondió en las mismas horas que los rusos muertos en batalla serían 16.100. Kiev también enumeró la aniquilación de 1.625 tanques y vehículos blindados, 49 vehículos de defensa aérea, 293 aviones, helicópteros y drones y 5 unidades navales.

Espera y presión

Que el conflicto dure demasiado tiempo, por supuesto, ni siquiera le conviene a Putin, y es a tiempo que la OTAN intenta jugar, en aumentar el flujo de armas a favor de Kiev. Sin embargo, la lentitud rusa en la organización de ofensivas logísticas para los “hombros” posteriores no es nueva, ya que los alemanes ya tuvieron la oportunidad de sufrir en la Segunda Guerra Mundial, abrumados incluso si podían beneficiarse de largas pausas entre un golpe de ariete y otro.

El momento en que los rusos juegan puede ser de una naturaleza diferente del “tiempo occidental”, por lo que el “pronto y bien” del Kremlin puede ser mucho más dilatado que el “pronto y bien” según Washington. Dado que a nivel estratégico el equilibrio ruso-ucraniano todavía pende del lado de Rusia, la pregunta sigue abierta si, después de todo, a los rusos realmente les importa doblar al enemigo, ganar decisivamente, independientemente de si toma semanas o meses más de lo esperado.

CRIMEA, RUSIA - 24 DE FEBRERO DE 2022: Militares viajan en un camión militar al puesto de control de Chongar en la frontera con Ucrania. Temprano el 24 de febrero, el presidente Putin anunció una operación militar especial que llevarán a cabo las Fuerzas Armadas rusas en respuesta a los llamamientos de ayuda de los líderes de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Sergei Malgavko/TASS Ðîññèÿ. Ðåñïóáëèêà Êðûì. Ðîññèéñêèå âîåííîñëóæàùèå â ðàéîíå ïðîïóñêíîãî ïóíêòà Ïåðåêîï ðîññèéñêî-óêðàèíñêîé ãðàíèöû. Óòðîì 24 ôåâðàëÿ ïðåçèäåíò ÐÔ Âëàäèìèð Ïóòèí îáúÿâèë, ÷òî â îòâåò íà îáðàùåíèå ðóêîâîäèòåëåé Ëóãàíñêîé è Äîíåöêîé íàðîäíûõ ðåñïóáëèê îí ïðèíÿë ðåøåíèå î ïðîâåäåíèè ñïåöèàëüíîé âîåíííîé îïåðàöèè. Ñåðãåé Ìàëüãàâêî/ÒÀÑÑ

Además, la renovada ofensiva aérea y de misiles de los últimos días para destruir principalmente el transporte y los depósitos parece surgir de la observación de que, si el potencial de guerra general de las fuerzas ucranianas, consistente en la suma de sus armas y municiones y las importadas de los países euroatlánticos, disminuye con el tiempo a un ritmo superior a la tasa de entrega de armas occidentales, sin embargo, la resistencia está condenada a desvanecerse o agotarse.

El curso general del conflicto, de hecho, recuerda una serie de asedios a través de los cuales los rusos pudieron forzar la rendición debido al agotamiento de las municiones y suministros de varias guarniciones ucranianas, reduciendo progresivamente la propensión del país a resistir.

La capital, Kiev, que en los primeros días de la invasión se había dado como un objetivo prioritario para ser conquistada rápidamente, parece haberse convertido ahora en realidad en casi una desviación colosal que distrae a considerables fuerzas ucranianas en su defensa, así como la atención de los medios de comunicación del mundo, mientras que los esfuerzos en el sur pueden ser más fructíferos.

Ya el 20 de marzo, fuentes militares estadounidenses informaron que las fuerzas rusas alrededor de la capital estaban “atrincherando y preparando campos minados”, con el fin de establecer un cinturón seguro, aunque incompleto. La capital continuó siendo bombardeada más como una forma de presión que como una preparación para una ofensiva urbana.

Russian_army_to_get_Orlan-30_drone_in_2020

El 22 de marzo, en particular, se dijo inicialmente que “un avión no tripulado ruso” había golpeado un importante centro de investigación científica, que Moscú probablemente temía que tuviera implicaciones militares.

Se ha informado que el dron era del tipo Orlan 30 (en la foto del lado) de abajo, que en realidad es sin embargo de reconocimiento y no está habilitado para transportar bombas, por lo que parece que en realidad iluminó el objetivo con un rayo láser, impulsando una bomba de precisión lanzada desde otro avión o lanzada por artillería de campo.

Ciertamente, la bomba devastó el Instituto de Materiales Superduros de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania y de una a tres personas habrían muerto en el incendio. La bomba guía láser puede haber sido una granada de artillería “inteligente” Krasnopol, disponible en calibres de 152 o 155 mm y proyectable incluso a distancias de 20-30 km de autopropulsados como el Msta.

El 24 de marzo, otro avión no tripulado Orlan “iluminó” otro objetivo cerca de Kiev, una batería antiaérea de misiles S-300, centrada en su totalidad según el Ministerio de Defensa ruso, que esta vez mencionó expresamente la munición Krasnopol. También el 24 de marzo, según la BBC, que citó a funcionarios ucranianos, los rusos destruyeron un importante puente sobre el río Desna que conectaba Chernihiv con Kiev. Para la portavoz ucraniana de derechos humanos, Lyudmyla Denisov, el puente era valioso para abastecer a Chernihiv y evacuar a los civiles: “La ciudad no tiene electricidad, ni agua, ni calefacción, está prácticamente libre de gas y la infraestructura ha sido destruida”.

Ya el 22 de marzo se dijo de Sumy que “la ciudad está prácticamente rodeada y solo hay una salida a Poltava de la que escapan mujeres y niños y por la que llegan alimentos y medicinas”, testificó a la BBC el concejal andrun andrii Baranov, quien evaluó en “3-4 semanas” la resistencia máxima a un asedio.

DraftUkraineCoTMarch25,2022 (3)

Entre el 25 y el 26 de marzo las guarniciones ucranianas fueron rodeadas en Cernihiv y Tarnopol, mientras que en Sumy los rusos parecían estar preparándose para un ataque después de recibir refuerzos de Járkov, aparentemente hasta la mitad de las unidades desplegadas frente a esta ciudad. Esto habría sido posible gracias a la transición de la ofensiva a la defensiva de estos últimos departamentos, lo que permitió poner a disposición valiosos batallones para ser enviados a Sumy.

En general, los ucranianos han observado que las unidades rusas cruzan la frontera nuevamente para regresar a casa “debido a grandes pérdidas”, pero en realidad puede ser un simple cambio de las unidades, una señal de que el Ejército ruso tiene como objetivo redistribuir las responsabilidades y experiencias de la llamada “operación especial” también para ofrecer a la mayor cantidad posible de sus tropas la experiencia realista de combate de alta intensidad en un conflicto convencional.

Borrador del mapa de batalla de Kiev 25 de marzo de 2022

Las nuevas unidades militares se están concentrando en la frontera con Ucrania, procedentes de la región de Smolensk y Siria, según un informe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania: “Para recuperar las pérdidas de la 144ª División de Rifles Motorizados del 20º Ejército del Distrito Militar Occidental de Rusia, se han intensificado las medidas de alistamiento en los comisariados militares de la región de Smolensk”.

Además, unidades del Distrito Militar Oriental ruso y las tropas aerotransportadas de Moscú han convergido en la región bielorrusa de Gomel, también listas para intervenir. Según una estimación publicada por el Ministerio de Defensa británico, “Moscú probablemente se verá obligado a retirar reservistas, reclutas y mercenarios para reemplazar las miles de pérdidas sufridas durante la invasión de Ucrania. No está claro cómo estos grupos se integrarán con las fuerzas que ya están en el terreno y el impacto que este despliegue tendrá en la batalla”.

El Frente Sur

A partir del 23 de marzo, todavía parecía que Moscú no controlaba todo Jersón. Una evaluación basada en el hecho de que desde ese día la mayoría de los helicópteros rusos han sido retirados del cercano aeropuerto de Chornobaivka, según lo confirmado por fotos satelitales de la compañía Planet Labs divulgadas por el New York Times, ya que los ucranianos atacaron el aeropuerto con artillería y cohetes. Confirmando la batalla, alimentada por un contraataque ucraniano desde Mykolaiv, en Chornobaivka el séptimo general ruso desde el comienzo del conflicto, Yakov Ryezantsev, fue asesinado el 25 de marzo, posiblemente disparado por un francotirador.

FNo1t79WYAETxUm

En este sentido, sobre la táctica ucraniana establecida de atacar a los altos comandantes rusos, se pudo observar que no solo el legado obvio de la notable tradición soviética de francotiradores, de la cual los ucranianos son ciertamente herederos, puede haber contribuido a la expansión de esta práctica, sino quizás también la convicción, inculcada en el ejército de Kiev por instructores y asesores militares occidentales (como los Boinas Verdes del Ejército de los Estados Unidos presentes en el país hasta principios de febrero). 2022), que golpear a los altos rangos puede alimentar el caos al dejar a los subordinados sin directivas.

Quanto a Mariupol, si è confermata il campo di battaglia più sanguinoso degli ultimi giorni. Il 20 marzo, fonti del “battaglione” ucraino Azov (in realtà ormai divenuto in reggimento se non una brigata) di ispirazione nazista, hanno segnalato che “da 4 navi da sbarco è stato aperto su Mariupol un fuoco senza precedenti, oltre che da carri armati, ci sono bombe ogni 10 minuti”. Il battaglione avrebbe in 24 ore “distrutto 4 carri nemici”.

Borrador del mapa de batalla de Mariupol 25 de marzo de 2022

En Mariupol, el subcomandante de la flota rusa del Mar Negro, el capitán Andrey Paliy, fue asesinado ese día, a punto de ser ascendido a contralmirante. Al día siguiente, el comandante de Azov, Denys Prokopenko, afirmó que en la ciudad “morirían 3.000 civiles, muchos de ellos insepultos”. Por otro lado, el jefe de la república prorrusa de Donetsk, Denis Pushilin, sintió el mismo día que “la ciudad es grande, no soy tan optimista de que dos o tres días o incluso una semana sean suficientes para cerrar el asunto”.

El 22 de marzo, los estadounidenses confirmaron, a partir de sus fuentes de inteligencia y satélites, que el ejército ruso y sus partidarios, las milicias de la república rebelde de Donetsk y los chechenos, ahora han penetrado en el centro de la ciudad, el último puesto de avanzada ucraniano en la costa del Mar de Azov, reducido a ruinas con cadáveres insepultos. El avance tuvo lugar desde las afueras occidentales de la ciudad. El Pentágono dijo: “Continuamos observando a las fuerzas rusas dentro de la ciudad de Mariupol. Creemos que algunos de ellos son separatistas de Donbass, pero también que los ucranianos están luchando para evitar la caída de la ciudad”.

277098208_277994711180281_8328330436350401476_n

También 7 barcos rusos disparan cañones y misiles desde el mar. Entre los defensores más feroces se encuentran los neonazis del batallón Azov, comprometidos con tanques T-64 contra el apoyo de infantería de seguimiento ruso BMD. Difundieron en su canal de Telegram un video comentado de la siguiente manera: “Durante la batalla, 4 tanques rusos y varios vehículos blindados fueron destruidos, los tanques Azov muestran al enemigo quién es el maestro de las calles de Mariupol”.

Los rusos lo ven de otra manera, que hablan del avance en la ciudad como una “liberación”, tanto que la agencia TASS publica la declaración de un funcionario de la república prorrusa de Donetsk, Daniil Beznosov, según el cual “el 50% de la ciudad ha sido liberada y de los 14.000 soldados enemigos, quizás la mitad permanecen”.

El 23 de marzo, el coronel ruso Aleksey Nikolaevich Sharov, comandante de la 810ª Brigada Naval del Mar Negro, murió en los combates en la ciudad, según confirmaron las propias fuentes de Moscú. Según los ucranianos, Sharov fue alcanzado por un francotirador, como probablemente la mayoría de los generales y coroneles opositores reclamados por Kiev. En Mariupol, para dar una señal de “normalización”, el 25 de marzo los rusos abrieron una sucursal del partido político de Putin, Edinaja Rossijia (“Rusia Única”).

Según los residentes que permanecieron en la ciudad, los rusos abrieron una oficina de Edinaja Rossija en el centro comercial Metro donde distribuirían periódicos del partido, materiales de propaganda y tarjetas SIM del operador telefónico Donbass Phoenix. Por supuesto, Mariupol es una de las pocas excepciones de una situación estratégica que parece más estática.

En general, el hecho de que los rusos estén preparando despliegues atrincherados alrededor de muchos bastiones ucranianos, desde kiev hasta Chernihiv, Tarnopol, Sumy y Kharkiv, parece indicar la prevalencia de una guerra de asedio destinada a rendir estas guarniciones con un esfuerzo mínimo y con pérdidas mínimas propias. Actualmente no hay evidencia de que esta táctica haya sido ideada en los últimos días sobre la base de un supuesto fracaso de una “guerra relámpago” tan evocada en Occidente pero que plausiblemente nunca había existido en los planes de Moscú.

Ciertamente, los ucranianos han podido anotar éxitos locales de valor táctico, como el hundimiento el 24 de marzo de un buque de desembarco de la clase Alligator en el puerto de Berdyansk, inicialmente considerado la unidad orsk, luego reputado Saratov.

visión general del buque volcado y el almacenamiento de información tank_port de berdyansk_ukraine_25march2022_wv2

El buque, que tres días antes había desembarcado en el puerto de vehículos blindados BTR-82, era un casco de 4.700 toneladas, con una capacidad de carga cuantificable en 400 soldados, 20 tanques y unos 40-45 vehículos de infantería. Las imágenes filtradas en los medios de comunicación mostraron que se destruyó en llamas, mientras que otros dos buques de desembarco rusos, dos cascos de la clase Ropucha, el Caesar Kunikov y el Novocherkassk, también habían sido golpeados, aparentemente, y visiblemente dañados con incendios en cubierta, pero aún pudieron moverse y salir del puerto.

1024px-ChemicalEjercise2018-01

No se ha aclarado completamente cómo los ucranianos podrían haber golpeado los barcos rusos, pero la hipótesis más acreditada, aparte de la del ataque con un avión no tripulado Bayraktar, parecía ser la del uso de misiles balísticos de corto alcance Tochka-U (OTR-21 conocido en la OTAN como SS-21 “Scarab” SS – en la foto de arriba) de los cuales los ucranianos habrían modernizado el aparato de guía integrando el antiguo sistema de navegación inercial (INS) con un enlace de datos satelital GPS, con probable ayuda técnica estadounidense.

Onda hipersónica

Se han agregado nuevas armas a la panoplia desplegada por Rusia para aplastar a la resistencia ucraniana, lo que confirma cuánto para Putin y sus generales, principalmente el ministro de Defensa Sergei Shoigu y el jefe de Estado Mayor Valery Gerasimov, el conflicto también es una oportunidad para la experimentación.

El portavoz del Ministerio de Defensa de Moscú, el general Igor Konashenkov, confirmó el pasado 18 de marzo que, por primera vez, se utilizó un misil hipersónico en batalla, es decir, capaz de superar la velocidad del sonido en al menos 5 veces (Mach 5). Se trataba de un Kh-47M2 Kinzhal, del ruso al “Dagger”, lanzado en vuelo por un caza Mikoyan-Gurevich Mig-31K, que centraba un depósito subterráneo de armas y municiones ucranianas en Delyatin, en la región de Ivano-Frankovsk, a 100 km de la frontera con Rumanía y la OTAN.

Parece que el búnker se remonta a la época de la URSS y en ese momento se usaba para almacenar ojivas nucleares. El Kinzhal, derivado del Iskander balístico de corto alcance y entró en funcionamiento desde 2017, es un dispositivo con un alcance de 2000 kilómetros y una velocidad máxima de Mach 10, es decir, 12.000 km /h, en virtud del cual puede superar las defensas antimisiles actuales.

8_Kinzhal_MoD_Russia (1) (002)

No solo eso, precisamente la formidable velocidad terminal le daría una gigantesca energía cinética, adicional a la potencia explosiva intrínseca de su ojiva convencional de 500 kg, que en una versión nuclear podría desarrollar entre 100 y 500 kilotones. La impetuosidad cinética del impacto se puede calcular en 4 Giga Joules, como el equivalente a 990 kg de explosivo.

Fuerza hercúlea que permitió que el misil ruso penetrara en el subsuelo y rompiera varios pisos de hormigón armado del mencionado búnker ucraniano, lo que nos hace temer efectos aún más impactantes en el caso de su uso contra grandes portaaviones estadounidenses. El 19 de marzo, por segunda vez, la Fuerza Aérea de Moscú disparó otro Kinzhal hipersónico. Un caza Mig-31K que volaba sobre Crimea, lanzó una “Daga” que, como un meteorito, golpeó un depósito militar dedicado a reabastecer de combustible diesel para tanques ucranianos, en Kostyantinivka, cerca de Mykolaiv. El objetivo estaba a 300 km de Crimea, pero el cohete hipersónico cubrió la distancia en aproximadamente un minuto y medio.

Para estar seguros, los barcos rusos también dispararon misiles de crucero Kalibr contra el depósito, dispositivos más lentos que aceleran a 900 km / h en el vuelo de crucero y aceleran a 3000 km / h solo en la fase final de la inmersión en el objetivo. Tales misiles son difíciles de interceptar por las defensas ucranianas, pero el gobernador de Vinnytsia, Serhiy Borzov, anunció que un dispositivo (no hipersónico) fue derribado en el área.

Con otros “misiles aerotransportados” no especificados, como dice el general Konashenkov (probablemente misiles de crucero Kh-55 y Kh-101), “una base de entrenamiento para las fuerzas especiales ucranianas fue atacada, en Ovruch, en la región de Zhytomir, donde también se encontraban mercenarios extranjeros”. En el ataque, “100 soldados, incluidos ucranianos y extranjeros”, murieron. Kiev atribuye el aumento del uso de misiles a las dificultades rusas en el avance terrestre y, en particular, el asesor presidencial Mikhailo Podolyak acusó: “Rusia ha cambiado a una artillería más destructiva, los sistemas Khinzal y Bastion se utilizan contra ciudades pacíficas”.

FONgTy4WUAAuocd

El debut operativo del Kinzhal, que hasta ahora solo había funcionado en ejercicios, es una advertencia precisa a América, a través de la cual los rusos muestran que sus armas hipersónicas ahora están completamente operativas, y no son un farol, mientras que Estados Unidos, en esta área, todavía está detrás, detenido en las pruebas experimentales de dispositivos como el AGM-183 ARRW de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o el CHGB llevado a cabo juntos por el Ejército de los Estados Unidos y la Armada de los Estados Unidos. Al comentar sobre el debut de kinzhal, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, pareció minimizar el asunto, declarando el 22 de marzo a CNN: “Con las mismas ojivas utilizadas en los otros misiles, no hacen mucha diferencia, excepto por el hecho de que es casi imposible interceptarlos”. Gran Bretaña también está haciendo la vista gorda. El

El mariscal adjunto de la Royal Air Force, Mick Smeath, comentó en The Guardian, algo a la ligera: “Es muy poco probable que el despliegue de misiles hipersónicos Kinzhal afecte materialmente el resultado de la campaña rusa en Ucrania. Es muy probable que las afirmaciones rusas de haber utilizado el Kinzhal experimental tengan la intención de restar valor a la falta de progreso en la campaña terrestre”.

En realidad, precisamente los misiles, hipersónicos o no, son un as en la manga del Kremlin, pudiendo golpear rápidamente todos los puntos de Ucrania, y en particular las bases y depósitos, demoliendo gradualmente el aparato defensivo enemigo. El 19 de marzo, los rusos afirmaron haber devastado los centros de radio e inteligencia en Odessa, que habrían sido alcanzados con misiles de defensa costera Bastion. Dado que los bastiones se utilizan normalmente en rampas montadas en camiones y tienen un alcance de 350 km, es probable que hayan sido disparados por baterías móviles en la costa de Crimea, que está a 200 km de Odessa.

Uglich_Buyan-M_Corvette_3M-54_Kalibr_anti-ship_missile_Russian_Navy

El 21 de marzo, un centro comercial en las afueras de Kiev, en el distrito de Vinogradar, fue destruido con “armas de precisión de largo alcance” no especificadas por Moscú, que mataron a 8 personas. Los rusos afirmaron que era un objetivo militar, ya que el centro comercial estaba cerrado y “utilizado como depósito de municiones y refugio para múltiples lanzacohetes que disparaban contra nuestras tropas”. El portavoz ruso Konashenkov no explicó si se utilizaron hipersónicos Kinzhal en el ataque, pero otras declaraciones de la agencia TASS especificaron que “algunos Kinzhals fueron disparados desde distancias de 1.000 kilómetros alcanzando objetivos en menos de 10 minutos y confirmando su efectividad en la destrucción de objetivos altamente protegidos”, además del hecho de que “continuaremos usando estas armas”.

Quizás estos fueron los dos misiles que apuntaron a otro objetivo el mismo día, la base de entrenamiento militar ucraniana de Novaya Lubomirka, en las afueras de Rivne, en esa parte occidental de Ucrania que, cerca de Polonia, es la puerta de entrada para las armas y probablemente también voluntarios de los países de la OTAN. Las fuerzas del Kremlin afirmaron que “más de 80 mercenarios y nacionalistas” fueron asesinados por misiles en Rivne, pero como todos los hechos reportados en la guerra, no hay verificaciones independientes.

El 23 de marzo, el gobierno ruso publicó imágenes filmadas de una poderosa descarga de misiles de hasta 8 Kalibr lanzada en rápida sucesión desde un buque de guerra ruso no identificado que estaba frente a Sebastopol, sin explicar cuál era el objetivo de las bombas. El 25 de marzo, Kalibr destruyó lo que se ha considerado la mayor base de suministro del ejército ucraniano, ubicada en el pueblo de Kalynovka, a unos 250 kilómetros al suroeste de Kiev.

08SYRIA-2-articleLarge

Frente a tales armas, Ucrania no tiene ningún tipo de profundidad estratégica a través de la cual albergar recursos y materiales esenciales.

Lo que las fuerzas ucranianas pueden hacer es disparar cohetes y misiles de potencia más limitada en una estrecha franja de frontera con Rusia, teniendo en cuenta que la mayor parte de la frontera ahora está controlada por los rusos. En un intento extremo de represalia, el 25 de marzo algunos cohetes de campaña de un tipo no especificado, tal vez Grad, fueron disparados contra la aldea rusa de Zhuravlyovka, en la región de Belgorod, a solo un par de kilómetros de la frontera, con el resultado de matar al sacerdote ortodoxo, así como capellán militar de la Marina, con experiencia previa de consuelo espiritual para los submarinistas, Oleg Artyomov. El papa ortodoxo se convirtió así en el primer ruso muerto en territorio ruso desde el comienzo de la guerra.

Los ucranianos no pueden esperar, excepto con espías y saboteadores, crear problemas para el aparato industrial y logístico ruso en el inmenso país. Por lo tanto, Kiev debe consolarse difundiendo rumores de inteligencia inconfirmables de que la fábrica de tanques más grande de Rusia, el famoso Uralvagonzavod de Nizhni Tagil, cerca de los Urales, ha “suspendido la producción por falta de componentes”. Sin embargo, parece muy difícil, casi increíble, que una industria tan estratégica no haya preparado almacenes de emergencia en vista del conflicto.

El llamamiento de la OTAN

A pesar de que la OTAN reafirmó, de nuevo durante la gran cumbre extraordinaria del 24 de marzo en Bruselas, su apoyo al presidente ucraniano Volodymir Zelensky, además de las sanciones económicas a Rusia, el único apoyo a Kiev sigue siendo un suministro masivo de armas pequeñas, antitanque y antiaéreas, por insuficientes que sean, por sí solos, para revertir el equilibrio. El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, de Noruega, cuyo mandato se ha extendido por un año, confirmó durante la cumbre: “Estamos proporcionando muchos tipos diferentes de ayuda a Ucrania, pero también hemos dejado claro que no enviaremos soldados de la OTAN en tierra, ni aviones de la OTAN a los cielos. La OTAN tiene la responsabilidad de garantizar que el conflicto no se extienda más allá de Ucrania”.

La cumbre tuvo lugar bajo la égida del hegemón, a saber, el presidente de los Estados Unidos, Biden, quien por primera vez llegó a Europa después del estallido del conflicto, quien proclamó: “Nuestra declaración conjunta de hoy muestra cuán fuerte y unida es la OTAN más que nunca”.

27978770-31be-4d22-9a29-de54e8989a60196Medium

Y sancionando el establecimiento de cuatro nuevos batallones, para unos 4.000 soldados en total, que se enviarán en los próximos días a Eslovaquia, Rumania, Bulgaria y Hungría, que se suman a los aproximadamente 40.000 soldados totales que cubren el flanco este de la alianza, agregó: “De aquí a la cumbre de la OTAN en junio desarrollaremos planes para fuerzas y capacidades adicionales para fortalecer las defensas de la OTAN, adoptaremos un Concepto Estratégico actualizado para garantizar que la OTAN esté lista para enfrentar cualquier desafío en el nuevo y más peligroso entorno de seguridad”.

Mientras tanto, se ha acordado que los países miembros llevarán gradualmente su gasto militar al umbral del 2% del PIB que Estados Unidos ha estado recomendando durante décadas. Por supuesto, las demandas de Zelesnky de obtener, si no la imposible zona de exclusión aérea, el suministro a Ucrania del “1% de los tanques y aviones de la alianza” no fueron atendidas. En las cumbres paralelas de la Unión Europea y el G7 celebradas en Bruselas, se acordó la venta a aliados europeos de 15 mil millones de metros cúbicos por año de gas licuado estadounidense, transportado por barco, para reducir la dependencia del gas ruso, pero la cantidad es demasiado pequeña y alcanzará los 30 mil millones de metros cúbicos solo para 2030.

Según CNN, los primeros suministros de armas del juego de $ 800 millones buscado por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, han llegado a Ucrania, e incluyen misiles antitanque Javelin adicionales, pero los alemanes también han confirmado nuevas entregas, que pronto enviarán 2,000 lanzacohetes antitanque Matador RGW-90 y Panzerfaust 3, que, sin embargo, solo son efectivos en distancias cortas. hasta 300/500 metros y exponer a quienes los utilizan a enormes riesgos, a diferencia del Javelin, que también se puede lanzar desde 1-4 kilómetros.

FGGhCU4UUAQyoom

Grandes cantidades de combustible también están llegando de Berlín, pero las fuentes ucranianas también hablan de 1500 excedentes de misiles antiaéreos ‘Strela’ bastante anticuados del ejército de Alemania Oriental, ametralladoras y 8 millones de municiones para armas pequeñas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha prometido “6000 nuevos misiles” antiaéreos y antitanque y 25 millones de libras a Kiev para pagar los salarios a los militares que se suman a los 4 mil misiles y 400 millones ya entregados: Suecia ofrece 5000 armas antitanque y antiaéreas y Finlandia armas no especificadas.

989b23ef-43d6-4ccc-8dfe-95d821270896dsc_5746Medium

Eslovaquia también ofrece su antigua batería antiaérea de largo alcance S-300 con 5 misiles de origen ruso-soviético, ya que es de un tipo de uso ya habitual para los ucranianos. Sobre el riesgo de que los rusos puedan atacar directamente los convoyes logísticos aliados justo más allá de las fronteras de Ucrania, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, advirtió: “Estados Unidos está definiendo planes para responder a la posibilidad de que Rusia elija atacar territorio de la OTAN en el contexto de una incursión contra convoyes de armas con destino a Ucrania o cualquier otro”.

En general, lo que se teme es que la OTAN termine proporcionando a Kiev lo mínimo para mantener viva una resistencia atrofiada contra el gigante ruso, simplemente para involucrar a Moscú en una especie de “Siria europea” que puede durar años, con consecuencias, en perspectiva, desastrosas más para el pueblo ucraniano que para Rusia. Además, entre los expertos existe la hipótesis de que ahora estamos presenciando una “guerra de poder” entre Estados Unidos y Rusia en la que, en la práctica, Rusia lucha en primera persona, mientras que los ucranianos son el instrumento de Washington.

En los últimos días, las acusaciones occidentales se han multiplicado sobre un posible uso de armas nucleares químicas o incluso tácticas por parte de Rusia como un “antídoto” contra el supuesto fracaso sobre el terreno, todo aún por demostrar. Y cuando el portavoz de Putin, Dmitry Peskov, comentó que “Rusia solo usaría armas nucleares si su existencia estuviera amenazada”, el portavoz del Pentágono, John Kirby, lo acusó de ser “irresponsable” solo porque recordó un rasgo conocido desde hace mucho tiempo de la doctrina nuclear rusa, que en algunos casos contempla “el primer uso” exactamente como el estadounidense.

Joe-Biden-696x464

Estos mensajes de calculado nerviosismo quizás también incluyan revelaciones como la del New York Times, que el pasado 24 de marzo reveló la existencia de una estructura asesora que la Casa Blanca ha establecido desde el 28 de febrero, 4 días después del inicio del conflicto.

Es el rimbombante “Tiger Team”, un equipo de funcionarios de seguridad nacional de Estados Unidos que se reúnen “tres veces a la semana en sesiones secretas”, para examinar la situación y codificar de antemano las posibles opciones de acción, especialmente en el caso del uso de armas químicas, biológicas o nucleares por parte de Rusia.

Según el NYT, el Equipo Tigre está organizando el apoyo estadounidense a Ucrania, incluso en suministros de armas y tal vez, en la hipótesis de una presencia oculta de entrenadores, también en el uso de unidades especiales como las mencionadas anteriormente. Entre las tareas de la comisión “fantasma”, también asesorar a Biden sobre qué hacer si los rusos atacan a países vecinos que no forman parte de la OTAN, como Georgia o Moldavia. El propio Biden recordó el pasado 25 de marzo que “Estados Unidos está listo para usar incluso armas nucleares en casos extremos”, no especificó.

Moscú rechaza las acusaciones de tentaciones de usar armas NBC y, de hecho, ha recordado las sospechas sobre los programas de armas biológicas desarrollados conjuntamente por Estados Unidos y Ucrania y materializados según los rusos en hasta 30 laboratorios secretos. Peskov señaló el 25 de marzo: “Está claro que los estadounidenses están tratando de desviar la atención al hablar de una supuesta amenaza rusa en el contexto del escándalo provocado por los programas de desarrollo de armas químicas y biológicas que Estados Unidos ha organizado en varios países, incluida Ucrania”.

220316f-001_rdax_775x440s

Mientras tanto, Igor Kirillov, jefe de la Fuerza de Protección Química y Biológica, mostró documentos ucranianos y estadounidenses, que habrían sido descubiertos las operaciones en Ucrania y que atestiguarían el papel del fondo de inversión Rosemont Seneca Partners, presidido por Hunter Biden, hijo del presidente estadounidense, en la financiación de los supuestos laboratorios de armas biológicas en Ucrania.

Según Kirillov, el Pentágono, la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades e incluso la fundación de George Soros, el multimillonario estadounidense ya acusado por varios países, como Hungría, de conspiraciones desestabilizadoras, serían cómplices. Kirillov argumentó además que “Estados Unidos y sus aliados han evacuado de Ucrania más de 16.000 muestras biológicas, desarrolladas para averiguar qué patógenos son más dañinos para una población determinada”.

Y continúa: “A través del proyecto UP-8 habrían hecho pruebas de anticuerpos para el hantavirus a 4.000 soldados en Lviv, Járkov, Odessa y Kiev, más 400 para la fiebre congo-crimea. Al menos 10.000 muestras fueron transferidas a los laboratorios del Centro de Investigación Lugar en Tbilisi, Georgia, y otras al Instituto Loeffler en Alemania. Esto crea riesgos de bioseguridad para todas las regiones donde las muestras han sido reubicadas”.

El nivel del desafío, en resumen, se vuelve cada vez más peligroso a medida que crecen las acusaciones mutuas, como nunca sucedió durante la Guerra Fría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *