Pocas víctimas en Ucrania por coronavirus. Demasiados en Donbass debido a Ucrania

*Fabrizio Poggi / L’Antidiplomatico

Según los datos más recientes de la agencia, los casos de coronavirus registrados en Ucrania al 23 de marzo serían setenta y tres, con tres resultados fatales. Para un país con una población (según fuentes oficiales; pero la oposición ha estado hablando durante años de una hemorragia demográfica de al menos decenas de millones) de unos 44 millones de habitantes, las cosas parecen ir bien.

Evidentemente, las medidas de contención adoptadas son adecuadas a la situación, aunque el gobierno espera que la propagación del virus aumente. De hecho, se habla de multas de 17 a 34.000 hryvvs (de 560 a 1.100 euros). En enero de 2020, el salario medio para todo el país, según el Ministerio de Finanzas de Kiev, era de 10.727 hryvrons y también 8 años de cárcel para aquellos que violan el régimen de cuarentena de tres semanas, introducido el 12 de marzo en la capital Kiev y las regiones de Dnepropetrovsk y Ivano-Frankovsk. Desde el 23 de marzo, la cuarentena se ha extendido a las regiones de Donetsk (la parte bajo control ucraniano), ?erkassy y Ternopol. Hasta el 3 de abril, las escuelas y universidades estaban cerradas, las iniciativas públicas canceladas y los vuelos de aviación civil se detuvieron. Código penal para la propagación intencional de la infección.

Varias publicaciones locales, escribe Stanislav Stremidlovsky en iarex.rurusa, reportan casos de fuertes multas incluso para individuos que difunden noticias falsas sobre prohibiciones o permisos imaginarios, en helicópteros que, durante la noche, desinfectarían las carreteras por las que entonces estaría prohibido el tránsito. En algunos casos, se habla de suspender o posponer las llamadas; en otros, las tarifas de taxi han aumentado considerablemente, debido a la detención de algunos transportes públicos, especialmente en el servicio fuera de la ciudad, que en muchos casos afecta a la presencia de personal médico que vive fuera de los centros urbanos. Los problemas en los puntos fronterizos con Eslovaquia y Hungría se habrían producido para los trabajadores ucranianos que querían regresar a casa. Parece que en la región de Ternopol, a pesar de la cuarentena que habría impuesto su cierre a partir del 17 de marzo, varios centros comerciales permanecieron abiertos; así como varias industrias en la región de L’vov.

Desde el 23 de marzo, todo el transporte público se ha detenido en Kiev, con la excepción de 17 viajes colectivos en taxi en rutas fijas, pero sólo se puede acceder con permisos especiales, proporcionados a los trabajadores sanitarios, los trabajadores de servicios municipales y otros servicios esenciales. En las paradas de transporte público, las patrullas de la policía están de servicio.

Por el momento, dijo el Ministro de Salud Il’ja Emets, sólo el 20% de los casos serían graves y sólo el 3% necesitaría reanimación.

Pero, según el gazeta.ru ruso,correspondería al Sr. Emets tomar el “nuevo ucraniano”. Sin embargo, el Ministro llamaría indirectamente a los mayores de 65 años “cadaveres”, para quienes el Estado no debería malgastar demasiados recursos. Emets haría un llamamiento a los representantes de la empresa para que acudieran en ayuda de sus compatriotas, comprando en el extranjero el material sanitario necesario, que actualmente es insuficiente, a pesar de la ayuda china. “Los ucranianos más viejos… conocemos las estadísticas, cuántas personas mayores de 65 años”, dijo Emets. “Usted hace la factura: cuántos recursos financieros se deben asignar a las personas vivas y no a los cadáveres”.

Una declaración que, hay que reconocer, tiene al menos el “mérito” de lanzar a las ortigas la hipocresía que algunos de los gobiernos liberal-democráticos del mundo practican a diario, al tiempo que se dan cuenta del axioma liberal de “tienes que morir primero”, no para cargar los “costes muertos” del capital.

El hecho es que, incluso sin virus, Ucrania del golpe de Estado posterior a 2014 es un golpe de Estado tan bien transcurrido. Según el habitual CIA’s The World Factbook (y cómo no confiar en la CIA, especialmente cuando se trata de Ucrania?), Ucrania ocupa ahora el puesto 45 en el mundo por edad promedio de la población: 41 años. En comparación: Mónaco está en primer lugar con 55,4 años, seguido de Japón con 48, Alemania con 47,8 e Italia con 46,5. Por lo tanto, parece que no hay grandes diferencias, incluso con la profunda relatividad de tales comparaciones. Pero, aquí, la CIA empuja a Ucrania al puesto 150 del mundo por la esperanza de vida al nacer: 72,9 años (Italia, por decir, con 82,5 años, está en el puesto 17); una tasa de natalidad de 9,6/mil (194o en el mundo) y una tasa de mortalidad de 14/10 millones (5o lugar en el mundo); el puesto 204 de la tasa de crecimiento anual de la población: 0,1%.

No exactamente de paso, como decimos, observamos que el “nuevo” gobierno ucraniano, desde la elección del Presidente Vladimir Zelensky, la primavera pasada, aún no ha cambiado su política hacia Donbass, tanto que, en marzo no todavía Concluido, el asalto a las Repúblicas Populares ha, sólo en el DNR, una serie de muertes y heridos entre la población civil, que es la más alta desde mayo de 2018. Tal vez si el Sr. Emets, el Primer Ministro Denis ‘mygal’ y el Presidente Zelensky estuvieran más preocupados por sus mayores de 65 años, la CIA distribuiría diferentes números en el camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *