Camarada Anton, voluntario

 

 

“Aprecio nuestra amistad, nuestra lucha y lo fuerte que eres en espíritu, que a pesar de lo que está sucediendo, no te rindes. Es difícil y realmente te respeto por eso. Y lo más importante, creo en ti, todavía tenemos muchas batallas de clase por delante.

“Pero si caes en la batalla: respeto y memoria eterna. Su coraje y terquedad, confianza y dignidad, permanecerán durante siglos. El dolor en mí será irreparable “.

Extraido de correspondencia personal

*Alexander Ivanov (redstaroverdonbass.blogspot.com/)

Anton Korovin y yo nos conocemos desde nuestros días universitarios. Entramos en el movimiento comunista casi al mismo tiempo, nos convertimos en marxistas juntos, y durante todos estos años fuimos amigos. Y seguiremos siendo amigos, esas personas no mueren: se convierten en héroes, se sitúan en las filas de aquellos que vivieron y lucharon por un mundo mejor y obtuvieron la inmortalidad. ¿Cómo pueden morir juntos un amigo y un compañero, con quienes fuiste a la escuela y publicaste el “Manifiesto del Partido Comunista”? A la dolorosa pregunta “¿Qué te mantiene en la guerra?”, Durante muchos años siempre respondió con una sonrisa: “Si no soy yo, ¿quién?”

Soñaba con ir a la escuela de posgrado y enseñar historia a los estudiantes. Su sueño incluso comenzó a hacerse realidad cuando ingresó a la universidad en Lugansk. Estaba muy preocupado porque no podía decidir sobre el tema de su tesis de maestría. Tuvo mala suerte debido a Minsk: el capitalismo rompió sus deseos y lo envió a trabajar duro durante 12 horas en un almacén. Ahora, simplemente no tenía tiempo …

Siempre discutimos mucho. Sobre la guerra, sobre la paz, sobre la vida, sobre el comunismo. Podríamos discutir cualquier tema de día o de noche. En medio de la noche, tomábamos café y salíamos a caminar, solo para estar despiertos. Pero no solo fue un compañero fuerte en los debates. Apoyó a su familia y trabajó duro. Siempre venía al rescate y no podía tolerar la injusticia. Hay muy pocas personas así.

En la primera década de este siglo tuvimos un pequeño grupo comunista. Publicamos literatura, organizamos seminarios educativos y buscamos seguidores en las redes sociales. Pero a finales de 2014 todo se volvió mucho más serio, y fue a defender al rebelde Donbass como parte del Destacamento Comunista Voluntario (DKO).

Vale la pena detenerse para considerar por qué el comunista Antón fue, como decían, “a los fantasmas”. La guerra civil en Ucrania comenzó. La rutina en Maidan se convirtió en un golpe y una masacre sangrienta en el centro de Kiev. El país se estaba desmoronando, y en mayo los nazis quemaron vivos a nuestros camaradas en la Casa de Sindicatos de Odessa. El mundo ya frágil se estaba desmoronando literalmente ante nuestros ojos. En el verano, los batallones punitivos ucranianos y las Fuerzas Armadas de Ucrania sitiaron y bombardearon Lugansk y Donetsk, que no aceptaron el golpe fascista. Una verdadera guerra de guerrillas estalló en las afueras de las regiones. Apareció una milicia, y los voluntarios comenzaron a ir a Donbass en masa.

Las milicias crecieron rápidamente, pero eran muy diferentes. En el verano, se formó la Brigada Fantasma, que no luchó por el poder abstracto en Lugansk. Los “Fantasmas” fueron a Lysychansk donde tuvieron sus primeras batallas, repeler el avance de los enemigos de las Repúblicas. El comandante era Alexey Mozgovoy. Los comunistas inmediatamente le prestaron atención a él y a la brigada. Alexey Borisovich se destacó radicalmente de la multitud. Sus ideas principales eran simples.

Primero, organizar un Consejo de Comandantes era una necesidad táctica. El Consejo de Comandantes era necesario: la anarquía y la confusión en el frente no podían conducir a nada bueno, y el ejército ucraniano ya había tratado con unidades rebeldes y poco dispuestas, había ganado experiencia y se estaba preparando para una nueva ofensiva contra las Repúblicas.

Segundo, y cerca de cada uno de nuestros corazones: guerra contra guerra. Donbass se rebeló contra el golpe de estado en Kiev, pero en lugar de la independencia obtuvo proyectiles. Los capitalistas desataron la guerra en sus propios intereses. Los pobres no necesitan no pelear entre ellos, sino que vuelven sus bayonetas contra aquellos que desataron la matanza.

Mozgovoy fue sincero, y fueron conscientemente a su brigada para luchar. No para adrenalina, no para trofeos, y no para escapar de una vida aburrida o problemas acumulados. Fueron a él para luchar contra la guerra, por la paz.

Cuando Anton me habló de sus planes en el otoño de 2014, no podía creer que mi camarada inteligente y responsable, que ya llevaba mucho sobre sus hombros, iba a pelear. Fue una decisión fuerte. Nunca arrojó palabras al viento y siempre hizo lo que dijo. Lo único que no me sorprendió fue que se dirigía a la Brigada Fantasma.

Luego estaba Kommisarovka, Debaltsevo. Kirovsk, puestos de control y trincheras interminables en primera línea. Uno podría pasar semanas sin recibir mensajes de él y luego leer una respuesta en medio de la noche: “¿Cómo se llama en la línea del frente?” “Lobo”, ese era su distintivo de llamada. Odiaba la guerra e intentó hablar de ella lo menos posible. Era posible discutir interminablemente sobre los oficiales de personal y cómo obtuvieron asesores y cómo el acuerdo de Minsk-2 les ató las manos y extendió la guerra. Pero estas políticas no tienen nada que ver con la guerra, excepto en forma de estupidez y exprimir a quienes defendieron la independencia de Donbass en las garras de las disputas imperialistas.

La guerra cambió a Anton un poco. Solo sus ojos traicionaron la experiencia de un sobreviviente. Se destacaban notablemente en su rostro muy joven. Siempre se mantuvo comunista, muy interesado en lo que sucedía en nuestro país y en el mundo. En sus raras y cortas visitas a Moscú, trató de participar lo más posible en todos los eventos y reuniones. Asistió a manifestaciones, clases en la Universidad de los Trabajadores. En su última visita a Moscú, participó con nosotros en una acción contra el bloqueo de Cuba. El vivió. Él amó.

Anton se fue a Donbass como voluntario. También se ofreció como voluntario para la primera línea, donde se esperaba un gran avance del grupo de sabotaje y reconocimiento. Rechazando un ataque contra el pueblo de Berezovskoye, cerca de la ciudad de Kirovsk, Anton murió bajo fuego de artillería. Sucedió en la mañana del 18 de febrero de 2020. No tenía miedo a la muerte, pero quería vivir. Sin miedo – eso dijeron sus compañeros soldados.

Que duermas bien, querido camarada. ¡La lucha continúa, la victoria será nuestra!

Traducido por Greg Butterfield

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *