Entrevista con el abogado defensor de periodistas ucranianos Andriy Domansky

Andriy Domansky, con camisa y gafas, junto al periodista ucraniano-ruso encarcelado Kirill Vyshinsky al que defiende

“…los periodistas no se sienten seguros en Ucrania, especialmente aquellos que investigan la corrupción o escriben críticamente sobre altos funcionarios. Hay incidencias de estructuras de poder que intentan reclutar periodistas y luego chantajearlos. Son detenidos por cargos fabricados; A veces sufren ataques de radicales. Los extremistas vierten diferentes tipos de líquidos sobre ellos mientras están informando o filmando eventos; a veces se lesionan. Varios periodistas incluso han sido asesinados. Nuestra ley prevé la defensa de los derechos de los periodistas, pero el gobierno no cumple con sus deberes.”

*EH-Donbass Komitea Info

Esta es una entrevista realizada por la periodista independiente y activista canadiense Eva Barlett a Andriy Domansky que es el abogado defensor del periodista ucraniano-ruso encarcelado por el régimen de Ucrania y jefe de la oficina de RIA-Novosti Ucrania, Kirill Vyshinsky. La entrevista fue publicada a comienzos de marzo por Mint Press News (www.mintpressnews.com), un sitio web de noticias estadounidense, con sede en Minnesota, que cubre temas políticos, económicos, internacionales y medio ambientales. Esta web mantiene más o menos una línea editorial critica con el poder en los EEUU y debido al tratamiento independiente que hace de la actualidad, en concreto respecto a la guerra en Siria, ha recibido acusaciones de ser pro-Assad.

 Vyshinsky está encarcelado sin juicio por las autoridades ucranianas desde mayo de 2018, acusado de “alta traición” y de conducir una “guerra de información” contra Ucrania.

A comienzos de marzo MintPress News publico una entrevista a Vyshinsky que publicamos en nuestra web el pasado 31 de marzo, detallando la naturaleza de su detención, la falta de un juicio a pesar de casi 10 meses de prisión, lo absurdo de las acusaciones impuestas en su contra y su falta de atención médica adecuada mientras estaba preso. .

Domansky no solo es el abogado de Vyshinsky, también es un periodista. Presenta un programa de radio semanal sobre los derechos de los periodistas y debido a su defensa de los derechos de los periodistas se ha convertido en un referente y es reclamado por un cada vez mas creciente numero de periodistas perseguidos en Ucrania.

Eva Barlett viajo hasta Kiev para realizar esta entrevista, que se realizó el 19 de febrero a través de un intérprete en ucraniano, donde se aborda la naturaleza política del caso Vyshinsky y la persecución de periodistas en general en Ucrania. Durante la conversación de la periodista canadiense con Domansky, este recibió una llamada telefónica de la secretaria de la corte en Kherson, donde Vyshinsky está encarcelado, informándole que en los próximos alegato, el siguiente era el del 21 de febrero, tanto el como su defendido verían limitado la cantidad de tiempo que les fue asignado anteriormente para revisar los archivos del caso. Según Domansky, los archivos suman 31 volúmenes, cada uno entre 250 y 400 páginas (anverso y reverso), así como aproximadamente 80 horas de secuencias de video.

——————————————————————————————————————-

Persecución política, no “traición”.

Consciente de los fundamentos de la detención de Vyshinsky , le pregunté a Domansky qué creía él, como abogado de Vyshinksy, que era la motivación para ello.

El caso contra Kirill Vyshinsky está fabricado. Es perseguido por los ensayos publicados en su sitio web. No fue el autor de esos ensayos, fue el editor en jefe; se publicaron en la sección “Opiniones”, junto con un descargo de responsabilidad de que la opinión del autor puede diferir de la opinión del comité editorial, y que los editores no son responsables de los contenidos.

Los ensayos se publicaron en 2014 y su detención ocurrió en 2018. En el transcurso de todo este tiempo, diferentes estructuras gubernamentales y organizaciones públicas llevaron a cabo inspecciones detalladas de la actividad de RIA-Novosti y no encontraron nada de malo en los materiales que publicó.

[*Nota: Vyshinsky aborda esto en la entrevista previa con Mint Press News, declarando:

“Los puestos se hicieron en la primavera de 2014. Según la SBU, representaban una amenaza para la seguridad nacional de Ucrania, ¡pero solo los recordaron en 2018! ¡Y esto a pesar del hecho de que la SBU y el Ministerio de Prensa e Información de Ucrania [otra autoridad supervisora] han estado publicando regularmente listas de sitios web que eran una ‘amenaza para la seguridad de la información nacional’, mientras que mi sitio web nunca fue listado! “]

Vyshinsky también está acusado de apoyar a las repúblicas autoproclamadas en el este de Ucrania (Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk), cuya existencia fue el tema de una de las publicaciones en el sitio web RIA-Novosti. Este mismo ensayo fue la causa formal de la búsqueda de la vivienda de Vyshinsky y su consiguiente detención.

No encuentro nada criminal en esta publicación, ya que expresaba el punto de vista del autor, y también había ensayos que expresaban las opiniones opuestas. En tales casos, los lectores deberían poder hacer su propia elección, y esta es la regla del periodismo verdadero: permitir que el público llegue a sus propias conclusiones. El análisis lingüístico no encontró nada criminal en el texto del ensayo.

La naturaleza política de la persecución de Vyshinsky se hizo evidente cuando los políticos ucranianos exigieron el intercambio de Vyshinsky por prisioneros políticos ucranianos en Rusia.

La detención de Vyshinsky tuvo lugar el 15 de mayo de 2018, y los días 15, 16 y 17 de mayo, diferentes políticos y figuras públicas declararon que se debería cambiar a Vyshinsky por presos políticos ucranianos detenidos en Rusia. El gobierno ruso se opuso enérgicamente a dicho intercambio, diciendo que Kirill Vyshinsky aún no había sido condenado, que fue detenido por cargos inventados y que su intercambio por criminales de terrorismo condenados no es posible.

La campaña electoral está en plena marcha en Ucrania en este momento. En vista de las elecciones presidenciales [el 31 de marzo], las elecciones parlamentarias en otoño, y también el hecho de que las tripulaciones de los buques de la armada ucraniana fueron detenidos por la Federación Rusa durante el incidente en el estrecho de Kerch (noviembre de 2018) y la opinión pública exige su liberación. A muchos políticos les gustaría llevar a cabo un intercambio de presos políticos y luego usarlo como su logro en la competencia electoral. Así que el caso de Vyshinsky se prolongará el mayor tiempo posible.

Personalmente creo que está mal y haré todo lo posible para evitarlo. Me gustaría que el juicio siguiera su curso y que se hiciera justicia. Tenemos todos los fundamentos para demostrar que Kirill no ha cometido los delitos de los que se le acusa, y que los cargos en su contra son políticos y que está siendo perseguido por su actividad profesional.

La redada en la casa de Domansky

Consciente de que Domansky fue objeto recientemente de redadas por las autoridades ucranianas, le pedí que me explicara cómo ocurrieron.

El 10 de diciembre de 2018, gracias a nuestros colegas europeos, tuve una reunión con ellos en un club de prensa en Bruselas donde pronuncié un discurso en defensa de los derechos de los periodistas. El mismo día, la SBU [Servicio de Seguridad de Ucrania] presentó nuevos cargos contra Kirill Vyshinsky.

Del 11 al 12 de diciembre, estuve en Washington, donde me reuní con senadores estadounidenses. Les dije que el caso de Kirill Vyshinsky es típico de Ucrania y que su caso es fundamental para la defensa de la libertad de prensa y los derechos de los periodistas en nuestro país.

Regresé a casa el 19 de diciembre, Día del Abogado, nuestro día festivo profesional. Al día siguiente recibí un regalo, por decirlo así: una advertencia de ciertas personas en la Fiscalía General, de que debería esperar un castigo por mis actividades en el extranjero.

Me pasaron un mensaje: “habrá repercusiones”.

El 20 de diciembre, la Oficina del Fiscal General solicitó una orden de registro para mi apartamento, mi oficina y la casa de mi asistente con el Tribunal de Pechersk de Kiev.

El 14 de enero de 2019, estaba en Kherson en una audiencia en la corte sobre la extensión de la prisión preventiva de Kirill Vyshinsky. La SBU nos informó que la investigación se había completado y que el juicio de Vyshinsky estaba programado para el 17 de enero.

Cuando llegué a la audiencia, la GPO (Oficina del Fiscal General de Ucrania) comenzó sus búsquedas en las casas de mi y mi asistente, y en mi oficina. No encontraron nada incriminatorio, pero en la tarde del 17 de enero, después de buscar en mi otro apartamento, se incautaron de varias copias de los documentos utilizados en los procedimientos [Vyshinsky].

Aunque la orden fue emitida en violación del Código Penal [de Ucrania], tuvieron que presentar algunas “pruebas” para justificar sus acciones en mi contra.

El servicio de prensa de la GPO comenzó a dar excusas, alegando que estaba involucrado en alguna actividad criminal relacionada con la apropiación indebida de bienes del estado. Creo que querían evitar mi intento de rescatar al Sr. Vyshinsky, ya que ya había presentado la apelación correspondiente.

El GPO sigue llamando a varios de mis clientes para preguntar, preguntándoles si saben que soy “pro-ruso” y que estoy “trabajando con compañías rusas”. Estoy condenado por defender a Kirill Vyshinsky, que es ciudadano ruso. Esta es una violación directa de la ley por la actividad de un abogado, ya que un abogado no puede ser identificado con la posición de su cliente.

Debido a que Kirill es un ciudadano ruso, yo, como su abogado, debo comunicarme con los diplomáticos rusos aquí.

Mis conversaciones telefónicas con la ombudsman rusa también están en mi contra. Discutí la probabilidad del intercambio de prisioneros con ella.

En la audiencia sobre la prolongación de la detención de Vyshinsky, la fiscalía observó que “el defensor Domansky filtró información al Comité de Investigación de la Federación Rusa, lo que provocó que se presentaran cargos contra el investigador y el fiscal involucrado en el caso Kirill Vyshinsky”.

La oficina del fiscal está tratando de asestar un golpe a mi reputación para que pierda clientes porque nadie quiere contratar a un abogado acusado de vínculos con el mundo criminal.

De hecho, la mayoría de mis clientes tienen una postura política pro-ucraniana. Algunos de ellos son nacionalistas ucranianos, por ejemplo, Mykola Kokhanivsky, el Jefe de la Unión de Nacionalistas Ucranianos [OUN]. Se le acusa de organizar ataques violentos en Rossotrudnichestvo (Oficina de Cooperación Rusia-Ucrania) y sucursales de bancos rusos en Ucrania.

También estoy defendiendo a varios miembros del Partido Svoboda (nacionalistas radicales ucranianos] y algunos veteranos de la ATO [operación antiterrorista en el este de Ucrania).

Todos ellos confían en mí y me llaman “nuestro abogado”. No creen en las falsas acusaciones; Sólo se ríen cuando los oyen.

 Vigilancia y hostigamiento

Pregunté si Domansky había sido sometido a la vigilancia y el hostigamiento que sus clientes periodistas soportaban.

Estoy bajo la vigilancia constante del Servicio Secreto de Ucrania. Mis teléfonos son interconectados, mi correspondencia escaneada.

Desafortunadamente, los periodistas no se sienten seguros en Ucrania, especialmente aquellos que investigan la corrupción o escriben críticamente sobre altos funcionarios. Hay incidencias de estructuras de poder que intentan reclutar periodistas y luego chantajearlos. Son detenidos por cargos fabricados; A veces sufren ataques de radicales.

Los extremistas vierten diferentes tipos de líquidos sobre ellos mientras están informando o filmando eventos; a veces se lesionan. Varios periodistas incluso han sido asesinados. Nuestra ley prevé la defensa de los derechos de los periodistas, pero el gobierno no cumple con sus deberes.

Uno de mis clientes, el periodista Pavlo Karnazytsky, fue interrogado a fines de noviembre del año pasado por la SBU como testigo en el caso de Vyshinsky. Durante el interrogatorio, los agentes de la SBU se dieron cuenta de que Pavlo no era tanto el testigo de la acusación, como lo fue el testigo de la defensa.

Por eso, el 2 de enero de 2019, la SBU arrestó a Karnazytsky cuando paseaba a su perro cerca de su casa y lo deportó a Bielorrusia, ya que Karnazytsky era un refugiado político de ese país. Huyó del régimen de Lukashenko en 1998 y desde entonces vivió en Ucrania.

Creo que fue deportado debido a la posibilidad de que pudiera ser un testigo a favor de Vyshinsky.

Hubo otro caso en el que participé: el caso de Vasyl Muravytsky, quien fue arrestado por cargos de traición en agosto de 2017. Muravytsky es un bloguero que investigó la corrupción en los círculos cercanos al presidente, en particular la actividad de uno de los parlamentarios de BPP [el bloque encabezado por Poroshenko], el partido gobernante.

Fue detenido el mismo día en que su esposa dio a luz a su hijo, fue acusada de espionaje de Rusia y pasó 11 meses detenida. Finalmente, pudimos liberarlo en arresto domiciliario en lugar de encarcelarlo.

Debo tener en cuenta que los abogados están justo detrás de los periodistas en cuanto a los riesgos derivados de sus actividades profesionales. Entonces, para mí, me enfrento a dos riesgos: uno debido a mi trabajo como periodista y otro debido a mi trabajo como abogado. No sé qué actividad me causará problemas. Mi programa de radio se llama “Protección de derechos”. Esto también podría conducir a amenazas contra mi seguridad.

Reflexiones finales sobre el caso Vyshinsky

Me preocupa el estado de salud de Kirill. Las condiciones en el centro de detención preventiva están lejos de ser satisfactorias.

[Nota: Durante la entrevista anterior, Kirill Vyshinsky declaro a MintPress sobre su acceso a los médicos en el centro de detención preventiva: “La unidad médica de la prisión se redujo de tamaño y tuve que esperar una cita con un médico especialista durante meses. Para aliviar el dolor agudo de la neuralgia, me dieron … ¡difenhidramina! Es como tratar el dolor cardíaco agudo con vitamina C. No empeorará las cosas, pero tampoco ayuda mucho. Me siento bastante bien ahora, pero esto definitivamente no se debe a la medicina de la prisión sino a los esfuerzos de mis abogados y los medicamentos que me pasaron “.]

El 20 de marzo, habrá una audiencia en la Corte Suprema en Kiev. El Sr. Vyshinsky será llevado de Kherson a Kiev.

¡Tal vez se convierta en mi audiencia en la corte, y no seré el abogado sino el acusado!

Ahora, el único medio formal para sacarme del caso es iniciar un proceso legal en mi contra. Luego, si me cobran, me veré obligado a detener mis actividades como abogado. O bien, podría haber alguna acción desagradable e ilegal contra mí.

El caso Vyshinsky es clave para demostrar la presencia de la persecución política de periodistas en Ucrania. Como experto legal, creo que la justicia todavía es posible en Ucrania y haré todo lo posible para demostrar la inocencia de Kirill Vyshinsky.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *