La Unión de Inmigrantes Políticos y Presos Políticos de Ucrania (SPPU) hace un llamamiento internacional para que se reconozcan las elecciones presidenciales ucranianas como ilegítimas y falsificadas.

La Unión de Inmigrantes Políticos y Presos Políticos de Ucrania (SPPU) ha hecho publica una declaración sobre las elecciones presidenciales del proximo 31 de marzo en Ucrania, en las que pidió a todas las fuerzas públicas y políticas de Rusia y de todos los países del mundo que reconozcan estas elecciones como ilegítimas y falsificadas.

La declaración correspondiente fue distribuida por la presidenta de la SPPU Larisa Shesler en las redes sociales.

La organización detalla las razones por las cuales las elecciones no deben ser reconocidas. La declaración, en particular, subraya que el proceso electoral organizado por el gobierno actual no reflejará plenamente la opinión del pueblo ucraniano por lo que no puede considerarse como legítimo. A este hecho se suman las falsificaciones masivas denunciadas que se situan en contra de la voluntad de los ciudadanos.

 

“El 31 de marzo de 2019, se celebrará una elección presidencial en Ucrania, cuyos resultados no reflejarán la elección real de la población de Ucrania y no se pueden considerar confiables por los siguientes motivos:

Larisa Shesler presidenta de la Unión de Inmigrantes Políticos y Presos Políticos de Ucrania (SSPU)

• registro de votantes falsificado, en el que aparecieron datos de millones de personas inexistentes; algo que ignora el hecho 

de que ha habido una fuerte disminución de la población debido a la migración

• a millones de residentes de Donbass se les niega el derecho a votar: tanto los que viven en territorios no controlados por los funcionarios de Kiev como a los que se denomina “personas desplazadas”;

• millones de ciudadanos de Ucrania que viven y trabajan en Rusia están privados del derecho de voto porque el gobierno ucraniano se negó a abrir centros de votación en el territorio de la Federación Rusa

• en el territorio de Ucrania se han registrado hechos como la compra masiva de votos y el uso sin precedentes del recurso administrativo para la preservación del poder por parte de los actuales funcionarios corruptos y rusófobos 

• el poder y las estructuras que se encargan de aplicar la ley y los grupos de nacionalistas radicales hostigan e intimidan a las fuerzas sociales que abogan por la paz en los Donbas y quieren un cambio del rumbo geopolítico; virtualmente todos los partidos de izquierda y dirección socialista están prohibidos y completamente excluidos del proceso electoral.

Todas estas razones llevan al hecho de que con la ayuda de las elecciones, las autoridades ucranianas se esfuerzan una 

vez más para legitimar el curso de la enemistad con Rusia. Cinco años después del Maidan se confirma la naturaleza catastrófica de este camino. La economía arruinada, la guerra contra su propia gente en los Donbas y la huida de la población de Ucrania son una prueba del crimen de este curso.

El reconocimiento de los resultados de las el

 

ecciones en 2019 tendrá consecuencias aún peores que el reconocimiento de las elecciones de 2014, como resultado del cual el notorio corrupto funcionario  y militante rusofobo Petro Poroshenko llego al poder.

“Hacemos un llamamiento a todas las fuerzas públicas y políticas de Rusia y de todos los países del mundo para que reconozcan las elecciones en Ucrania como ilegítimas y falsificadas” termina diciendo la declaración.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *