¿EL FUTURO LIDER NAZI DE UCRANIA?

Ahora que quedan menos de dos semanas para que se celebren en Ucrania las elecciones presidenciales hemos visto bien en recuperar este articulo publicado a comienzos del año pasado por la web independiente rusa Oriental Review donde analizan la figura del neonazi ucraniano Andriy Biletsky. Con un largo historial en organizaciones neonazis ucranianas el Comandante del Batallon Azov por excelencia a dia de hoy es parlamentario independiente en la Rada (Parlamento ucraniano) y lider del partido neofasista Cuerpo Nacional que fundo a finales de 2016 de las entrañas del mismo “Azov” (ya convertido en Regimiento) y con el que pretende alcanzar la presidencia de Ucrania. Para ello Biletsky ha rebajado su perfil politico marcadamente neonazi y se presenta mas moderado ante el electorado. En este articulo analizan su candidatura.

“Él y sus patrocinadores esperan que la creciente crisis de poder en Ucrania y la inminente caída del régimen de Poroshenko les brinden una oportunidad única para tomar el poder. Su odio maníaco hacia Rusia y su deseo de intensificar el conflicto armado en la parte oriental del país probablemente le ganarián la “neutralidad benevolente” de las principales potencias occidentales tal como Hitler disfrutó en la víspera de su ataque a la URSS.”

*ORIENTAL REVIEW (orientalreview.org)

La Ucrania de hoy recuerda dolorosamente a Alemania en la década de 1920 : la mala gobernanza después de una guerra perdida, lo que sumado a la sensación de esperanzas traicionadas y la brusca disminución de los ingresos medios junto con el aumento de los precios, está impulsando una masa crítica de población ucraniana hacia un abrumador sentimiento de desesperación. Una demanda del público por una “mano fuerte”, un nuevo gobernante autoritario, se está fusionando rápidamente, debido a su insatisfacción con el presidente Poroshenko y todos los otros jokers que han recibido de esa baraja destartalada de cartas políticas.

Y un hombre así ya existe en este país indigente y desintegrado. Andriy Biletsky , el comandante del Batallón Azov, conocido por sus compañeros de armas como el “Führer Blanco”, se está haciendo un nombre cada vez más grande en el parlamento ucraniano.

Intervencion de Andrey Biletsky en un Congreso de la organización Patriota de Ucrania en 2008

No oculta sus puntos de vista. Ya en 2014 en la declaración de programa de su organizacion Patriota de Ucrania se expresó sin rodeos: “El nacionalismo social racial ucraniano es el núcleo de la ideología de la organización (…) La misión histórica de nuestra nación en este momento crítico es liderar La raza blanca global en su cruzada final por su supervivencia. Una cruzada contra los semitas liderados por Untermenschen.

Se sintió atraído por la ideología nazi cuando aún era un estudiante universitario. A principios de la década de 2000, mientras estudiaba en el departamento de historia de la Universidad Nacional de Kharkov, escribió un documento sobre las actividades del colaboracionista ucraniano del Ejército Insurgente Stepan Bandera durante la Segunda Guerra Mundial. Más tarde, como lo expresó este estudiante de historia y boxeador amateur, “ se dio preferencia a la creación, en lugar del estudio de la historia, y a la lucha en las calles en lugar de en los anillos de boxeo.” En los años 90 y 2000 mientras avanzaba hacia la formación de sus propias organizaciones nacionalistas como Patriota de Ucrania (fundada conjuntamente con el actual presidente del parlamento ucraniano Andriy Parubiy) y más tarde el Batallón Azov , Biletsky logró juntar a casi todos los grupos de extrema derecha en Ucrania:  Tryzub , el Partido Social Nacional de Ucrania y el partido Svoboda (Libertad) . Ahora también dirige la Asamblea Nacional Social, un grupo paraguas para varias organizaciones racistas y neonazis ucranianas. Él mismo afirmó haber participado de primera mano en lo que se conoce como acciones directas, es decir, operaciones militares y terroristas.

En 1999, junto con un grupo de “fanáticos del deporte” nacionalistas de Kharkiv, Biletsky intentó viajar a Kosovo para ayudar a combatir a los musulmanes. En 2001, participó en los disturbios en Kiev durante la campaña de protesta Ucrania sin Kuchma. En 2008 estuvo involucrado en enfrentamientos con la policía durante una marcha para honrar al Ejército Insurgente Ucraniano. Entre 2008 y 2009, activistas de la organización Patriota de Ucrania que estaba bajo su dirección atacaron repetidamente a personas de apariencia no eslava.

Herido periodista antifascista Sergey Kolesnik, una instantánea del informe de la televisión ucraniana sobre el incidente.
Imagen del periodista antifascista Sergey Kolesnik que investigaba a Biletsky gravemente herido tras ser agredido por este. Esta agresion le llevo a la carcel. Fue amnistiado junto a otros ultraderechistas por las autoridades golpistas en 2014.

En 2011, Biletsky, junto con otros dos miembros de Patriota de Ucrania, fue arrestado y acusado de asalto armado. El 23 de agosto de ese año hubo un altercado en la oficina de esa organización con el periodista Sergei Kolesnik que estaba haciendo una historia sobre sus actividades. Como resultado, el reportero terminó en la sala de emergencias con una lesión en la cabeza y laceraciones en el pecho. La organización afirmó que los cargos se habían inventado y que los activistas detenidos habían sido víctimas de una caza política de brujas. Fueron liberados en febrero de 2014 después de la victoria de la Revolución de la Dignidad, cuando la Rada Suprema adoptó la resolución No. 4202, sobre la liberación de los presos políticos. Había 23 personas en la lista de detenidos para ser liberados, principalmente miembros de Patriota de Ucrania. El autor del proyecto de ley era el jefe del Partido Radical, el diputado Oleh Lyashko , quien más tarde trabajó estrechamente con el Batallón Azov.

Inmediatamente después de su liberación, Biletsky fue puesto a cargo de las “operaciones especiales” de la organización neonazi Right Sector y procedió con represalias contra los “indeseables”, los ucranianos que se opusieron a la toma ilegal del poder en su país. En marzo de 2014 fue responsable de una explosión que hizo estallar un monumento y luego de algunos ataques contra residentes locales en Kharkov, que causaron la muerte de dos personas y lesiones graves a un oficial de la ley. En mayo de 2014 él y algunos de sus subordinados participaron en la ejecución de policías en Mariupol que se habían negado a usar sus armas contra civiles.

En ese momento Biletsky creó el Batallón Azoz, una unidad armada y de activistas de organizaciones racistas y neonazis. Su ideología se basa en el neonazismo, el militarismo agresivo y el racismo flagrante. El grupo emplea los símbolos nazis Wolfsangel y sol negro (“die Schwarze Sonne“) un tipo de esvástica con múltiples rayos).

En el artículo “Idioma y raza: la primacía de la pregunta”, que se encuentra en la pág. 28 de su libro “Las palabras del Führer blanco” Biletsky insiste en los requisitos de pureza racial de la “nación ucraniana” y en la impropiedad de ” aceptar a una persona de una línea de sangre, mentalidad o cultura diferente en la propia familia. y nación y permitir que los propios genes se mezclen con los de una raza diferente e inferior de personas.” “El social nacionalismo ucraniano considera a la nación ucraniana como una sociedad basada en una línea de sangre y una raza comunes. La raza es primordial para la génesis de una nación” afirma el líder de la organización. Las personas nacen naturalmente con diferentes habilidades y oportunidades y por lo tanto la felicidad de una persona proviene de encontrar su lugar en la jerarquía nacional y de llevar a cabo de manera concienzuda la tarea que la vida le ha asignado.

Biletsky con la bandera del Regimiento Azov

Poco antes de las elecciones (parlamentarias) de Verkhovna Rada de 2014, cuando se le preguntó si sus opiniones habían cambiado, Biletsky respondió:  “Nos mantenemos fieles a nosotros mismos. El alma de Azov consiste en la ideología de derecha que recibió como legado de Patriota de Ucrania.

Negándose a que su nombre figurara en el boleto del Partido del Frente Popular (liderado por Arseniy “Yats” Yatsenyuk) durante las elecciones parlamentarias de 2014, Biletsky fortaleció su posición como líder de los nazis de Ucrania y ganó un escaño en el parlamento como candidato independiente de uno de los distritos de un solo asiento de Kiev. En la Rada Suprema es el jefe adjunto del Comité de Seguridad Nacional y Defensa e irónicamente es miembro de un grupo sobre relaciones interparlamentarias con Georgia, Gran Bretaña, Israel, Estados Unidos, Polonia y Lituania.

Su alianza con el nuevo gobierno en Kiev ha hecho posible que el Führer Blancolegitime” a sus militantes y haga que el estado pague por su mantenimiento. El Batallón de Azov se incorporó a la Guardia Nacional de Ucrania, que está bajo el control del ministro de Asuntos Internos y ex gobernador de la región de Jarkov, Arsen Avakov. En noviembre de 2014 Avakov publicó lo siguiente en su página de Facebook: “ El trabajo ha comenzado a llevar a este regimiento a los estándares de combate de las brigadas de la Guardia Nacional. Eso también significa en términos de armas y tecnología. Actualmente, docenas de niños del Batallón de Azov ya están siendo entrenados en una escuela de artillería, aprendiendo a usar vehículos blindados nuevos en los campos de práctica y aprendiendo cómo coordinar las operaciones con el escuadrón de tanques asignado a su regimiento.

Aproximadamente al mismo tiempo que Azov presentó a su escuadra juvenil, la Juventud Biletsky, también llamada a veces Juventud de la Gran Ucrania donde forma adolescentes de 14-18 años. Sus miembros deben desarrollarse física y mentalmente, estudiar los fundamentos del social nacionalismo y reconocer a Andriy Biletsky como su Führer

A pesar del hecho de que en junio de 2015 la Cámara de Representantes de EEUU bloqueó la transferencia a Ucrania de misiles antiaéreos lanzados desde el hombro, conocidos como MANPADS, por temor a que pudieran caer en manos de neonazis de Azov, algunos políticos europeos ciertamente lo consideran un “intocable” político. Poco después de que se aprobara el proyecto de ley de EE. UU el eurodiputado checo Jaromír Štětina invitó a Biletskiy a visitar el Parlamento Europeo y compartir sus opiniones (al parecer la invitación no fue aceptada).

Acto de 2017 en el que se rubrico el llamado Manifiesto Nacional para la unidad de la extrema derecha ucraniana

En octubre de 2016 Biletsky creó su propio partido político, el Cuerpo Nacional y anunció que estaba dispuesto a asumir la responsabilidad de lo que estabasucediendo en el país. El 22 de febrero de 2017 este partido, junto con Svoboda y Pravy Sektor celebraron una Marcha de Dignidad Nacional en Kiev, lo que resultó en un ultimátum para el gobierno, como parte de lo cual los nacionalistas anunciaron la coordinación de esfuerzos “para resistir la rendición del país a invasores armados del este y chupasangres financieros del oeste.” El 16 de marzo estas fuerzas, además del Congreso de Nacionalistas Ucranianos, la Organización de Nacionalistas Ucranianos y el grupo neonazi C14, firmaron su Manifiesto Nacional. Una vez quitadas las cláusulas de demagogia social-populista esa afirmación se reduce principalmente a no mirar a Occidente ni a Oriente, sino a la formación de una especie de “nueva alianza europea – una Unión del Mar Báltico y Negro”:

– desencadenar una guerra económica, de propaganda y de guerrilla contra  la Crimea rusa.

– devolver a Ucrania al estado de una potencia nuclear que le fue arrebatada “debido a la violación del Memorando de Budapest”

– nacionalizar los recursos minerales y la industria, una prohibición total de la venta libre de tierras agrícolas y una prohibición de sacar capital del país para esconderlo en alta mar

De esta manera, las fuerzas de extrema derecha en Ucrania se han consolidado y están listas para actuar. Durante los últimos tres años Biletsky ha evitado cuidadosamente hacer declaraciones racistas y ha estado ocupado tratando de obtener una imagen positiva de sí mismo para su público ucraniano e internacional. Él y sus patrocinadores esperan que la creciente crisis de poder en Ucrania y la inminente caída del régimen de Poroshenko les brinden una oportunidad única para tomar el poder. Su odio maníaco hacia Rusia y su deseo de intensificar el conflicto armado en la parte oriental del país probablemente le ganarián la neutralidad benevolente de las principales potencias occidentales tal como Hitler disfrutó en la víspera de su ataque a la URSS. Y para cualquier observador imparcial está claro que las “Repúblicas de Weimar” eventualmente siempre se transforman en Reichs.

“La nueva Ucrania no es una república o una dictadura, sino una república Y una dictadura. No el socialismo y el nacionalismo, sino el socialismo nacional. No es un imperio ni una democracia, sino un imperio Y una democracia”.                                                        

(Biletsky, Las palabras del Führer blanco, pág. 20)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *